El encanto y vanidad de la mujer latina


Sabe lo que quiere y, sobre todo, reconoce con facilidad si necesita una ayudita adicional para tomar en consideración un producto especializado para el cuidado de su cutis, o para visitar el consultorio de un dermatólogo o un cirujano plástico, en el caso de que necesiten un poquito más de ayuda.

Manchas en la piel, aparición de líneas de expresión – esas innombrables arrugas – así como la opacidad del cutis se convierten, generación tras generación, en la preocupación principal de todas. A partir de los 20 años de edad, la mujer se enfrasca en una discusión consigo misma frente al espejo porque no puede creer que ya su piel refleja cambios por el paso del tiempo.

Y lo sé por mis amigas, pero también por las seguidoras de www.fashionvitrine.com, mujeres exigentes, que se preocupan por su apariencia. Conocer sus inquietudes ha sido súper interesante. Por ejemplo, preguntamos por medio de nuestra página oficial de Facebook, porqué utilizan cremas especializadas para el rostro. Las respuestas dejaron algo muy claro: pueden bregar con muchas cosas, pero no con las arrugas. No se trata de eliminarlas, pero sí minimizarlas. Lozanía es sinónimo de juventud. Tampoco quieren manchas en su rostro, ni que su cutis se vea opaco.

No hay duda que cuando se enfrentan a una de estas situaciones, no escatiman en buscar una solución a su problema. Lo hacen casi de forma inmediata. Lucir joven se convierte en su misión y, contra viento y marea, irán por ello. Pues, muy bien por aquéllas que se quieren ver guapas.

No hay duda de que son expertas en crear su propio régimen de belleza. Estoy seguro que la lista sería interminable si revelan sus secretos.

Sin embargo, hay algo que nunca debe faltar en el recetario de belleza, y es lo que debes hacer antes de considerar cualquier producto especializado. En tu rutina de cuidado de la piel es imprescindible la limpieza, la hidratación con un humectante libre de grasa o que sea “no-comedogénico” (para que no se tapen los poros), y la protección contra los rayos ultravioleta con factor de protección solar (SPF) de al lo menos 30. Si dominas esto tres pasos básicos, estas lista para que incluyas en tu rutina una crema especializada, formulada para lidiar con cualquiera de los “males” que mencioné arriba.

Piensa lo siguiente: Si cuidas tu piel, podrás tener una mejor apariencia y lucir más joven. Comenzar a hacerlo es más sencillo de lo que piensas.

La limpieza facial es el primer paso hacia una condición óptima para la piel”, establece la dermatóloga Lilliam Montalvo. “Yo recomiendo a mis pacientes que laven su cara con un jabón diseñado especialmente para la limpieza facial”, especificó la experta, ante la posibilidad de que algunas, por pereza o desconocimiento, se lavan el rostro con el mismo jabón con que se duchan.

Montalvo participó recientemente en una conferencia en la que se revelaron los resultados de la encuesta por internet “Hábitos de cuidado de la piel facial de la mujer puertorriqueña”, realizada por Olay. El resultado arrojó que el 50 por ciento de las encuestadas comienza a cuidar la piel de su rostro durante la adolescencia. Cerca del 80 por ciento aseguró que siguen una rutina de belleza diaria de cuidado de la piel. Eso son buenas noticias.

Cuando limpias tu rostro, por lo menos dos veces al día, preparas tu piel para que las cremas hidratantes, tratamientos antienvejecimiento u otro producto especializado, puedan tener un mejor efecto. Esto es algo que cada una de ustedes puede controlar sin dificultades mayores. Para que se te haga más fácil, hazlo al despertar y en la noche, o antes de dormir.

Sin embargo, hay otros aspectos que son más complicados para tener bajo control – como los cambios hormonales o la contaminación ambiental -, pero hay otros que con un poco de esfuerzo podrás cambiarlos.

Por ejemplo, la exposición al solar, el tabaquismo, la deshidratación, no del rostro, sino la de tu cuerpo por no tomar agua; la mala alimentación, la falta de descanso, el estrés y otros hábitos del diario vivir, son, sin duda, los principales enemigos de tu salud, pero también de tu belleza. Sus efectos se verán reflejados en tu piel.

¿̦Por qué? Porque son factores que desestabilizan el sistema y provocan aumentos significativos en la producción de radicales libres, lo que a su vez perjudica tu sistema de defensa antioxidante natural. Es cuando debe entrar en tu régimen de  belleza la aplicación tópica de productos que ayuden a no oxidarla más de la cuenta.

Los antioxidantes ocurren de una forma natural en la piel, pero durante el día, la intensa actividad de los radicales libres generada por el sol, la contaminación, el humo y el estrés, así como nuestro propio cuerpo , pueden perjudicar seriamente el sistema de defensa antioxidante natural de la piel”, explica Tony Vargas, vicepresidente de investigación y desarrollo global de Elizabeth Arden. “En el proceso, puede iniciarse una reacción en cadena de daño a la piel, que da como resultado la aparición de líneas, arrugas, pigmentación dispareja, daño solar, pérdida de firmeza y elasticidad, entre otras señales visibles de envejecimiento”, detalla.  “Los antioxidantes tópicos ayudan a la piel a combatir las reacciones de los radicales libres, y un alto nivel de protección antioxidante junto al uso de protección solar puede ayudar a preservar la apariencia joven y saludable de la piel”.

Ya vemos que además de limpiar, hidratar y utilizar bloqueador solar, es importante utilizar un producto rico en antioxidantes. La ventaja es que actualmente el mercado ofrece productos que  humectan, al tiempo que bloquean y enriquecen la piel con antioxidantes.

Al seguir estos pasos estás lista para añadir a tu régimen de belleza cremas especializadas para atender cualquiera de las necesidades que tenga tu piel.

Por el momento recuerda lo siguiente: primero, limpiar bien tu rostro con un jabón especial para el cutis, no con el mismo que utilizas para la ducha. Segundo, hidratar tu piel con una producto libre de grasa o “no-comedogénico”. Tercero, protegerte con bloqueador solar de al menos 30 SPF. Después te maquillas, y a deslumbrar a todos cuando salgas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *