Joan Smalls: Una puertorriqueña con el mundo a sus pies

Joan Smalls, la súper modelo puertorriqueña, acaba de lazar su primera colección de trajes de baño de la mano de Smart & Sexy. Estos diseños están disponibles desde el martes 22 de mayo de 2018 en la página web de la compañía. Junto a ellos, también ha creado una colección de lencería, que estará disponible a partir de julio, según se ha informado. Los bañadores también estarán disponibles en algunos establecimientos de Walmart.

Modelo Joan Smalls
Joan Smalls modela uno de sus diseños para Smart and Sexy. (Imagen suministrada)

Mi meta era crear piezas bellas, con variedad de tallas y a precios accesibles”, ha dicho la súper modelo puertorriqueña a Los Angeles Times. Las tallas, por ejemplo, van hasta el size XXL. En cuanto a los tops, para ser más, van desde 32B hasta 40DDD.

Según ha dicho Joan Smalls en entrevista, el acuerdo de que estén disponibles en una tienda como Walmart la tiene muy contenta. “Todo el mundo quiere lucir bien, más allá del presupuesto que tengan para gastar, y creo que eso es importante. Es crear piezas a precios accesibles, per de calidad“, explica.

Joan Smalls para Smart and Sexy
Joan Smalls modela uno de sus diseños para Smart and Sexy. (Imagen suministrada)

LA HISTORIA DE JOAN SMALLS

Sus largas piernas y cara de niña mala en pasarela la han convertido desde sus inicios en la favorita de los diseñadores internacionales; pero su sonrisa la delata, y la lleva a ser uno de los rostros más lindos de la industria de la belleza. 

 
 
Por @JuanEnVitrina
Si hay una persona que ha tenido claro que las metas se forjan con esmero y dedicación, y que reinventarse ante la crítica constructiva es parte del éxito, esa es la modelo puertorriqueña Joan Smalls, una joven que en julio de 2018 cumplirá 30 años de edad. Hace casi una década irrumpía en la industria de la moda internacional para con esquemas en la pasarela internacional, convirtiéndose en una de las ‘top models’ del mundo e incluso en una de las mejor pagadas.

EN BUSCA DE UN SUEÑO

Su ascendente trayectoria ha llenado de orgullo a muchas personas, sobre todo a su familia. Criada en Hatillo, Puerto Rico, de madre puertorriqueña y padre Sainthomasano, fueron ellos quienes la ayudaron económicamente para visitar -a mediados del 2000- Nueva York en busca de suerte, la que no tuvo en su país natal.

Tal vez su historia no es nueva, pues otras estrellas de la pasarela internacional, como ella, han participado en competencias de modelaje y no han ganado, sin embargo hoy son súper modelos. Como es el caso de Gisele Bünchen y Heidi Klum, que fueron descubiertas en Elite Model Look International, aunque no se llevaron el primer premio. Joan Smalls, compitió en la edición de Puerto Rico y tampoco ganó, pero tuvo la suerte de que el “booker” que visitó la isla para seleccionar a la ganadora la recordó cuando ella viajó a La Gran Manzana. ¿Qué fue lo más importante de esa experiencia? Recibir un consejo, el que tomó con mucha seriedad, declaró en entrevista con Fashionvitrine.com.

Vine un invierno, el se recordó de mí. Entonces yo tenía los dientes virados y me pidió que los arreglara. Yo le pregunté porqué, pero me dije: Voy a coger tu crítica constructiva y me la voy a aplicar. Si eso es lo que se requiere para venirme para acá a modelar y ser profesional, pues lo voy a hacer. Lo hice y terminé mi carrera en dos años, en sicología, en lo que se me arreglaban los dientes”, recuerda la joven en entrevista con Fashionvitrine.com antes de salir a la pasarela de Carolina Herrera, durante la más reciente edición del New York Fashion Week.

APOYO INCONDICIONAL

Mi familia siempre me dio apoyo. Tenía agencias con las que yo hacía trabajos, pero no estaba firmado con ellos, o ellos nunca me dieron apoyo adicional. Siempre fue mi iniciativa la de venir a Nueva York. No fue una agencia que me dijo, ok te vamos a llevar allá”, deja claro Joan. Sin embargo, sí reconoció que el caza modelos puertorriqueño Jorge Augusto, para el año 2011 encargado de Likuid Model & Talent Management, siempre la apoyó y le mantuvo trabajando localmente.

No me descubrieron. Yo vine aquí en un verano y en un invierno. Ya yo sabía lo que era la industria como para que una persona vaya a decir que fueron ellos. Sí me decían que me tenía que ir (de Puerto Rico) pero no me descubrieron. Ya yo me había descubierto”, reafirma la joven cada vez que puede, particularmente cuando sabe de alguien que se atribuye su éxito.

YA EL CAMINO ESTABA TRAZADO PARA JOAN SMALLS

La suerte estaba echada para ella, de eso no hay duda. Si hubiese tenido éxito en su país natal, seguramente no hubiese tenido las agallas para irse en busca de un sueño que sabía que era posible alcanzar. Reconoce que le hubiese gustado recibir más apoyo de sus compueblanos, “pero las cosas pasan por una razón. Si hubiese sido así, nunca hubiese tenido el valor de irme para Nueva York y tratar de conquistarlo”, dijo la modelo, con un halo de nostalgia.

Joan Smalls en Givenchy Alta Costura.

En el año 2007 fue firmada por Elite NYC, pero dos años más tarde daba el salto a IMG, una de las agencias más activas y modernas de la industria de la moda neoyorquina. Aunque había participado en importantes pasarelas desde su arribo a la ciudad, fue en enero de 2010 cuando su carrera estalló en éxito al modelar en exclusiva en la pasarela de Givenchy Alta Costura.

“YO QUIERO ROMPER BARRERAS”

En cada entrevista que ha brindado desde su debut internacional, deja algo claro. “Yo quiero romper barreras, y no estoy en esto por fama…” le dijo la joven a André Leon Talley, en sección Flash de la revista Vogue USA en septiembre 2010. “Mi meta es abrir puertas para aquellas chicas que se enfrentan a grandes obstáculos dentro de la industria de la moda”, acotó la espigada modelo, que ya ha protagonizado campañas para Stella McCartney, Gucci, David Yurman, Roberto Cavalli, y ha desfilado para las más importantes casas de moda como Prada, Louis Vuitton, Dior, Jean Paul Gaultier, Alexander Wang, Narciso Rodríguez, Carolina Herrera, Oscar de la Renta, entre otras.

YA ERA UNA REINA CUANDO VIVIÓ EN QUEENS

De 5 pies con 10 ½ de estatura, Smalls llegó a la ciudad junto a su hermana mayor, y vivió en casa de su tía en Queens mientras hacía carrera. Hoy vive por su cuenta en New York City, pero nunca ha dejado de comunicarse con sus familiares. Es la menor de tres y la consentida de todos.

Tomo el subway, luego una guagua hasta Queens, donde ahora yo vivo sola. Me encanta estar en mi hogar, hacer mis cosas y ver televisión. Disfruto mi propia compañía”, le contaba en septiembre del año pasado a Alexandra Kotur, que fungía como Style Director de la revista Vogue USA. “Hablo con mi familia diariamente. A veces, varias veces al día. Todo lo que quiero es que ellos se sientan orgullosos de mí”, comentaba entonces. Esto, por más fama y fortuna que tenga, no ha cambiado.

Liu Wen y Joan Smalls, en tras bastidores de Derek Lam SS 2012. (Foto suministrada Estée Lauder).

LA PRIMERA LATINA EN ESTÉE LAUDER

Uno de los pasos más importantes que ha tenido su formación como modelo es haberse convertido en la primera modelo latina en formar parte de las caras oficiales de Estée Lauder. Su sonrisa, ternura y sofisticación conquistaron a los creativos de esta casa, quienes no dudaron en reclutarla, junto a Constance Jablonski, de Francia, y Liu Wen, de China.

Joan se ha convertido en una de las favoritas de los fotógrafos Mario Testino, Steven Meisel, Patrick Demarchelier, Mikael Jansson, David Sims y Craig McDean.

¿Te ha tomado por sorpresa el éxito que has tenido. Sobrepasó tus expectativas?, le preguntamos.

Sí, me todo de sorpresa de alguna forma, pero también uno se lo espera porque ese es su objetivo cuando uno entra en la carrera, de hacer lo mejor, de hacer todo más de lo que uno podía haberse imaginado. Sí, sobrepasó mis expectativas pero también era mi meta”.

¿Te emociona el hecho de que hayas sido escogida como una de las caras universales de Estée Lauder?

A cualquiera. Tu tienes una comunidad detrás de ti que estás representando. Yo represento a lo que es la mujer latina, pero también a la mujer afroamericana. Para mí es un orgullo poder tener lo mejor de los dos mundos. Para mí esto es una cosa bella, y también dar a demostrar que los latinos somos especiales, no importa de dónde seamos, de México, El Salvador, Puerto Rico”.

Orgullosa de sus raíces, clara de que quiere hacer historia, Joan Smalls solidifica su carrera día tras día. Su entusiasmo, carisma, simpatía, pero también convencimiento de que tiene el encanto y la gracia para triunfar le han valido para marcar la diferencia. Primero fue Astrid Muñoz, luego Anne Marie Kortright quienes con sus encantos conquistaron las pasarelas internacionales. Ahora es el momento de Joan, quien ya se encuentra en otro nivel y que definitivamente seguirá haciendo historia.

@TheFashionVitrine

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *